Supera su adicción al porno tras verlo hasta 3 horas al día

Todo en exceso es malo, o eso es lo que siempre se dice de las adicciones y como no, el consumo de vídeos porno gratis puede llegar a serlo al igual que el alcohol o el tabaco. Es lo que le pasó a un joven de apenas 22 años llamado Joshua Peters, el cual llegaba a ver este tipo de contenido hasta 3 horas seguidas al día. Todo empezó cuando contaba con solo 11 años, tras escuchar comentarios de sus amigos en el colegio sobre el tema. Empezó a indagar en internet y sin darse cuenta, convirtió su curiosidad en una adicción de la que le resultó muy difícil salir.



Todo comenzó a modo de experiencia, pero este chico acabó convirtiéndolo en casi una rutina diaria. Llegaba a ver más de 12 escenas al día, con las que se masturbaba viendo todo tipo de categorías, como por ejemplo vídeo de porno en castellano.

Con apenas 13 años, decidió comentárselo a sus padres ya que temía a que revisasen su portátil y pudiesen encontrar todos esos vídeos. Era tal su adicción que para él alteró su visión de las relaciones y el propio concepto del amor. Se apoyó en su fé para lograr ir dejando de lado ese vicio, aunque comenta que no solo la religión es útil para superarlo.

Tras muchos años, este joven fotógrafo puede decir que ha superado su adicción al porno, aunque comenta que muchas veces tiene ganas de volver a ver una escena subida de tono, como por ejemplo escenas con maduras. Sin duda es la parte más difícil comenta, la de evitar recaer y mantenerse limpio.

El "mal" uso de los cascos históricos

El patrimonio cultural de nuestro país es muy extenso pero, según parece, a veces se pone en riesgo. Recientemente una productora rodó videos porno hd en el mismo andén del metro de Barcelona y no es nada raro que, en lugares públicos y edificios emblemáticos, muchos sean capaces de filmar sin problema todo tipo de escenas subidas de tono. Y es que, las multas por este tipo de sucesos, no son un problema ya que esperan recaudar mucho más por la grabación en cuestión. Ha este tipo de grabaciones ya se les ha puesto el nombre de "porno furtivo".



Debido a esto, podemos acabar viendo porno español en ciudades como Málaga o incluso en Galicia, donde han llegado a rodar junto a la mismísima Torre de Hércules. El problema de rodar en lugares tan transitados, es que transeúntes puedan acabar pasando junto a las actores que ruedan o que padres con hijas que paseen por la calle puedan verse en situaciones incómodas.

En conclusión, en el mundo xxx las escenas de castings porno al aire libre, lugares públicos y transitados están muy de moda y parece que llega mucho al público, pero al mismo tiempo siempre queda la idea de si puede llegar a deteriorar de algún modo algunos cascos históricos por su uso o por dañar la imagen de los mismos.